Padre ausente, qué es y sus consecuencias con los años.

por admin
0 comentario 686 views

Padre ausente o indiferente ¿Qué significa?

Un padre ausente es una persona que teniendo la posibilidad de disfrutar de sus hijos prefiere delegar en su pareja todo lo relacionado a sus hijos.

Nada tiene que ver con un padre que no puede disfrutar de sus hijos por temas de divorcio (Mala relación con su ex pareja), que haya fallecido o simplemente, haya tenido que emigrar a otro país para sacar a la familia adelante o tenga un trabajo en el que tiene bastantes horas fuera del hogar.

También es importante decir que, erróneamente, siempre se le ha dado a un padre un papel secundario y de malo en la familia, un rol para proveer el dinero en la familia y de castigador autoritario de los hijos.

Las madres y la sociedad deben de dar al padre la importancia que merece en la crianza de sus hijos, para promover una paternidad responsable y que también se vean ellos mismos como personas importantes en la vida de sus hijos.

 

 

Hay muchas formas de estar ausente en casa, quizás la tuya no sea tan ausente como crees. Aquí hablamos de un padre ausente que cumple unas determinadas condiciones:

  • Delega la educación de sus hijos a su pareja.

Es un padre que no se implica en la educación ni a nivel académico son personas que no muestran ningún tipo de emoción ante las notas que saquen sus hijos ni van a tutorías a hablar con los profesores, excepto, sino les queda más remedio. Ni tampoco a nivel disciplina no están pendientes de si faltan el respeto a otros (Excepto a Él) o si cumplen con sus obligaciones diarias, como hacer la tarea o ayudar en casa.

No impone normas ni enseña valores a sus hijos, pendiente mas de lo que hay en la televisión que de sus hijos, y cuando cometen un error en su presencia son capaces infravalorarlos de forma tan desproporcionada que puede marcar al niño.

  • Personas frías, falta de empatía.

Un padre ausente es una persona fría tanto físicamente como emocionalmente, es una persona sin empatía y nunca están cerca de sus hijos, no quieren. Entretienen a sus hijos para que se vayan y no molesten, dejando el peso del cuidado a la pareja.

No están en los momentos más difíciles de sus hijos o cuando tienen problemas de salud, tampoco participan en las cosas positivas, son distantes como si entre padre e hijo hubiera un muro invisible.

Este tipo de personas son, en su mayoría, personas que han sufrido algún problema con sus padres, como puede ser tener un padre dependiente del alcohol o distante, y uno que obviamos mucho es la enseñanza de estereotipo que se sigue dando en muchos casos hoy en día, como que los hombres no pueden ser sensibles ni tiernos, incluso, con sus hijos.

  • No hablan con sus hijos.

Son personas que no tienen conversaciones con sus hijos, y si la tienen es para machacarlos, compararlos o dar órdenes.

Suelen ser padres ausentes aquellos que, por exceso de trabajo, no ven a sus hijos en días, cuando pueden conciliar la vida laboral y familiar, y cuando tienen la oportunidad no lo utilizan para aprovechar ese tiempo perdido en la semana.

  • Es una persona egoísta.

Son personas con comportamientos, a veces, bastante infantiles, dejando de hablar con las personas de a su alrededor por cualquier cosa que no sea de su agrado. En ocasiones también, queriendo ser el centro de atención de la pareja, tenerlo todo perfecto y a su gusto.

Un padre ausente es una persona egoísta referente a su familia, principalmente, a sus hijos, respecto a personas de fuera de la familia, lo ven como alguien cercano, con sus detalles e intenta agradar a los demás, buscando el halago y elogios.

Son padres que llevan consigo mismo, como hemos dicho, un problema de fondo, el cual nunca se han molestado en reconocerlo y repararlo, son incapaces de llevar una vida plena, sin negatividad o sin pagar su frustración con otros.

Posiblemente al leer del padre ausente se vea como algo muy negativo, pero hay que profundizar en cada persona, muchos coinciden en tener vínculos afectivos negativos con sus padres, trabajos precarios y con frustración continuamente, la cual, son incapaces de compartir con su familia para entenderlo.

Un padre ausente, que no lo es.

Imagina estar un divorcio y que termine mal, causando que el padre se convierta en alguien ausente en la vida de sus hijos al no tener la custodia por las razones que sean, pero que hace el esfuerzo, no valorado por la mayoría, de estar presente en la vida de sus hijos.

Estar presente en la vida de alguien, no significa, estar siempre físicamente con la persona, hay detalles que son pequeños que se valoran, como es videollamadas, llamadas telefónicas o comunicación por otras vías, como Skype.

Un padre que trabaje muchas horas al día, pero que incluso en el trabajo, saca tiempo para llamarlos o atender su llamada en caso de necesidad, y que cuando tiene la oportunidad de estar con ellos, la aprovecha jugando o haciendo cosas en familia, algo que es muy importante y los hijos lo van agradecer siempre.

Hoy en día, sucede que muchas parejas trabajan los dos, llevando a una situación donde los hijos vienen, almuerzan y pasan la mayor parte de la tarde solos en casa, sin la compañía de ninguno de sus padres, ya que desafortunadamente no tienen el apoyo de los abuelos o alguien de confianza que se pueda hacer cargo mientras.

Las circunstancias de cada persona son, por desgracia, muy diferentes y me da pena que haya padres que no puedan disfrutar de sus hijos y luego haya otros, que no participan en lo más mínimo de la vida de sus hijos.

Es importante recordar que los hijos son algo muy importante, que se llevan consigo lo que se enseña y se transmite. No son juguetes que puedas alejar de ti o alejarlos de alguien que los valora y quiera estar con ellos.

 

Consecuencias de tener un padre ausente con los años.

La ausencia de un padre en la vida de sus hijos es bastante notoria con los años. Son niños propensos a ser inseguros, desconfiados o depresivos, ya que, sin darse cuenta, les falta algo en sus vidas, y eso es un padre.

En caso de divorcios, los hijos se llevan la peor parte, en forma de un padre ausente físicamente y emocionalmente.

Las consecuencias que he sufrido en mi vida al tener un padre ausente, son las siguientes:

  • Problemas emocionales
  • Incapaz para tener relaciones sociales
  • Falta de seguridad y poca autoestima en uno mismo
  • Poca estabilidad de empleo
  • Problemas con la educación académica
  • Incapaz de comprometerme con una persona

 

Padre ausente

 

Y es algo muy triste ya que como hijo te sientes muy solo y dolido con palabras que se dicen por una frustración no compartida.

No recibir palabras amables o de alegría por cosas que te pasen en la vida, tanto positivas como negativas y es muy frustrante darte cuenta que tu comportamiento se debe a esa persona ausente en tu vida, llegando a temer en convertirte, en ocasiones, en esa persona.

Llegando a odiar a esa persona y a crearte una frustración con esa persona que llegas a tener problemas de autocontrol, y duele ver otros padres son sus hijos en bicicleta o haciendo cosas, y por desgracia, son problemas que pueden permanecer toda nuestra vida inconscientemente.

Si es tu caso, mi consejo es que te hagas la promesa a ti mismo de no ser como tu padre, de perdonarte a ti mismo por tu resentimiento hacia esa persona y principalmente, ser capaz de perdonar a tu padre, aunque tengas una relación nula, ya que para vivir una vida plena físicamente y emocionalmente hay que hacerlo en paz con nuestro pasado

0 comentario
0

También te puede interesar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.