Acoso escolar o bullying, síntomas y mi propia experiencia de ejemplo.

por admin
0 comentario 649 views
[themoneytizer id=»28890-1″]

Acoso escolar o Bullying


Este tema es uno de esos, en los que me entristece que a día de hoy no se haya realizado nada por el acoso escolar, solo se ha parcheado un problema grave.

El acoso escolar, no es un término medio, no hay ni malos ni buenos, incluso un acosador se puede convertir en acosado.

No es un tema exclusivo de las escuelas, institutos o universidades, también muchas veces hasta la propia familia es culpable de ello.

No es solo que te golpeen, son las palabras, la humillación y duele que la gran mayoría de personas miren hacia otro lado ante este problema, incluso en la calle pero también en las aulas, cuando hay profesores que prefieren mirar a otro lado, que es algo que he vivido en el instituto.

Yo sufrí acoso escolar y combinado con mi primer amor, ya que lo sufrí desde los 11 hasta los 17, algunas personas me protegieron pero otras me humillaban con palabras día tras día, yo tuve la suerte de no recibir golpes, pero hay otras personas que no tuvieron la misma suerte.

En mi época, no había whatsapp o Facebook, tuenti o twitter, en mi época la mayor parte quedaba en la escuela, pero en otros casos era un infierno, por los golpes y humillaciones que han sufrido muchos al salir de la escuela o instituto.

 

Acoso escolar

 

Hoy en día, es un infierno que no se intenta corregir, solo se parchea, se usan protocolos que en muchos casos, ni siquiera funcionan o ni se activan.

Y va mas allá, en cualquier red que estés, te persiguen haciendo de tu vida un verdadero infierno, cada hora de tu vida, y si, el acoso escolar ha empeorado llegando a otro nivel todavía peor.

Lo peor de todo, es que muchos son participes hasta tal punto, que solo le queda el suicidio a ese chico o chica, y es que todos llegamos a ese momento, cuando no podemos más, no te arrebatan el orgullo o la dignidad, te lo arrebatan todo, hasta las ganas de vivir y es peor cuando tus padres ni siquiera te prestan atención, y solo se dedican a reprocharte tu actitud.

Y muchas veces, se hace para subir al YouTube, a la gente no le importa sino la apariencia del más guay, mira que seguidores y cuantos me gustas, es realmente triste que se permita estas situaciones. Y es algo que va en aumento, la humillación y denigración en las redes.

 

Acoso Escolar para subir a redes sociales.

 

Muchas veces, los acosadores suelen ser personas con problemas que han sido incapaces de expresarlo de otra manera, en otros puede ser incluso un intento de llamar la atención de sus padres y otras porque se han topado con muros que desconocen, como con alguien sordo, por ejemplo, no los defiendo pero siempre he considero que las conductas de niño, vienen derivadas de algo o alguien.

El que sale de este acoso escolar, puede salir con una autoestima muy dañada y su confianza ni te cuento, y recuperar la confianza en otros y en nosotros mismos,  y principalmente nuestra autoestima, créeme que cuesta.

 

Síntomas de acoso escolar o bullying


En este apartado, voy a intentar escribir las cosas que cambiaron en mí, quizás sirva de ejemplo para algunos padres y madres, aunque cada persona es un mundo.

Por eso si te has dedicado a conocer a tu hijo o tu hija, que seas su padre o madre, no significa que realmente conozcas a tu hijo, me imagino que sí te habrás dedicado a conocerlo, ver su conducta diaria y ¿tienes un dialogo bidireccional con tu hijo o hija? O eres de los que solo haces preguntas o de dar órdenes.

Lo ignoramos pero muchas veces, empieza desde casa e incluso, muchas veces no sabemos hasta que la persona afectada llega a unos límites, el acusar, compararlo con otras personas, son cosas que hacen mucho daño, no cumplir con las perspectiva de nuestros padres, e ignorar de que nuestros hijos pueden tener un problema en la escuela, he vivido esa situación en mi familia cuando sufrí  acoso escolar.

 

 

  • Estado anímico

Hay personas que saben esconderlo y que mantienen las asignaturas bien, eso no quiere decir que no pase nada, al igual que hay otras personas que son todo lo contrario.

Pero todos llegamos a un límite, y eso va haciendo mella, a mí me lo hizo y no me quiero imaginar hoy en día, cuando es un acoso casi 24 horas.

Pienso que soy del primer grupo, ya que mis padres nunca se dieron cuenta, o al menos es lo que me decía a mí mismo, por eso importante, observar y tener conversaciones con los hijos.

He conocido casos en los que parecían llevar una vida perfecta, y luego encontrárselos en el cuarto ahorcados. Imagina esa madre ante tal situación.

Si tu hijo o hija, es de los segundos y has visto como su conducta cambia, que no suele sonreír como antes o pasa más tiempo en su cuarto que antes, actúa y no dejes que sea demasiado tarde.

 

 

  • Dejar de salir

Este pienso que suele ser común, aunque seas de lo que esconden sus sentimientos o no, este se empieza a notar, inconscientemente por miedo, miedo de encontrarse con las personas que los acosa.

Pasan el mayor tiempo, en casa pero principalmente, en su cuarto buscaran la manera de escapar de la realidad.

Y lo harán con videojuegos, música, lectura o si es demasiado con el suicidio, a mí también se me paso una vez por la cabeza.

 

 

  • No querer ir a la escuela

Este también es muy común en estos casos, cuando el niño o niña, no quieren ir a la escuela, es normal ponerse enfermos o la propia naturaleza del cuerpo humano que hace mucha mella pero eso son cosas normales, cuando un hijo o hija, empieza a usar muy a menudo la excusa de estar enfermos, es un tema que debería preocupar.

También no es algo exclusivo de no querer ir a la escuela sino a cualquier sitio e incluso dejar de ir a sitios que le gustan, principalmente, por miedo.

Cuando se vive una situación así, no es solo la falta de confianza, es la sensación de terror, del miedo de toparse con esa persona.

 

 

  • Agresividad

Al igual que hay personas que saben esconder sus sentimientos, hay personas que cuando llegan a ciertos límites y al no saber cómo afrontarlos, se vuelven agresivas.

Es algo por lo que pase, principalmente, en el ámbito familiar cuando solo se me daba órdenes de lo que hacer o no, cuando se me comparaba entre otras cosas.

No todo el mundo es igual, hay personas que cuando se ven superadas y no saben afrontar la situación, no solo hay personas que se vuelven agresivas sino también hay personas que buscan la salida fácil.

Cuando tu hijo o hija, es una persona tranquila y de repente, se tiene este tipo de situaciones, hay algo que le sucede, no tiene que ser precisamente acoso escolar, también puede ser el acosador.

Por eso es importante conocer a nuestros hijos, muchos padres asumen que por ser sus hijos ya lo conocen y la mayoría, siento decirlo, pero no es así, los hijos son personas y cada persona es un mundo.

Las personas no afrontan los problemas de la misma manera que otros y la enseñanza que  sirvió para unos, no significa, que tenga que servir para otros.

Como he dicho, es importante, tener una conversación bidireccional, no se trata ser amigos de nuestros hijos, sino tener la suficiente confianza en ellos y ellos en nosotros para que nos cuenten si algo les sucede.

Si tu hijo o hija, tiene un problema, no le digas lo que tiene que hacer, apóyalo y ayúdale, incluso si es necesario cambiar completamente su vida, alejado de todo ello.

Para esas personas que sufren el acoso, mi consejo es llenar sus vidas con cosas positivas en la medida de lo posible, y trabajar en recuperar no solo la dignidad como personas, también la confianza y la autoestima, si es necesario, pide ayuda.

En mi caso, yo decidí apostar por la vida y no por la vía fácil, como me dijo una persona una vez, que la vida es como un tapiz ahora no vemos sentido pero cuando pasen los años, entenderás el dibujo que se forma, y ese dibujo somos nosotros y nuestra vida.

El pasado forma nuestro presente y nuestro presente, el futuro, lo que sucede hoy será la esencia de nosotros mañana.

 

 

La venganza no sirve de nada, yo decidí coger ese dolor e intentar ser mejor persona, que en mi caso una persona  que me acosaba, en su momento me pidió perdón por ello y me agradeció que aunque se portaban así conmigo, no deje de ser así y que nunca tomara represalias, que para él fue una lección de vida y a día de hoy, es un amigo que cuando nos vemos, nos saludamos e incluso quedamos, es normal que no todos piensen igual pero las amistades nacen de las formas más extrañas y con menos lo esperas, también es la mejor forma de cerrar una etapa de nuestras vidas, al menos así lo creo.

Es obvio que no todas las situaciones son iguales y que cada persona es un mundo, pero si hubiera escogido el camino fácil, nunca hubiera oído sus palabras.

[themoneytizer id=»28890-28″]
0 comentario
0

También te puede interesar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.