Vivir mi vida, en busca de la felicidad propia sin necesidad de terceros.

por admin
0 comentario 462 views

Reconstruir mi persona y el tipo de vida que quiero


Estoy en una etapa de mi vida, que no necesito cumplir las expectativas ni demostrar nada a nadie, donde deseo vivir mi vida.

No venimos al mundo para impresionar, cumplir o colmar las expectativas de alguien, vinimos para aprender, crecer y convertirnos en alguien, eso determina nuestra balanza en la vida.

Cuando eres un crío es difícil, cuando no cumples con ese rol ni con las expectativas de tus padres, principalmente, no asumen que tú eres diferente a los demás, que no eres ninguna copia sino una edición exclusiva.

Es muy difícil reconstruirse desde cero, tienes que eliminar las enseñanzas que has recibido toda tu vida y también lo que otros te han querido inculcar, tienes que aprender que lo sucedido en la vida, no se puede cambiar ya que si así fuera, estaría negando mi propia esencia actual.

Y no ha sido un proceso fácil, cuando vivimos en una sociedad que sin importar cuál sea tu género, ya tienes un rol establecido en la sociedad y con una enseñanza equivocada pero sin falta de amor por mi madre, me tuve que reconstruir como persona.

 

 

Es algo que muy pocas personas se atreven, que viven conforme a otras personas, hace tiempo que decidí romper ese círculo vicioso, que solo me ha llevado a un camino en el que no era feliz, y estaba en busca de la felicidad propia, hasta que aprendí que la vi es una buena maestra para el que quiera aprender.

La vida no te dice nada, te enseña pero muchos no se dan cuenta de ello, y no aprendes por malas experiencias ni odio, aprendes a no esperar nada de nadie y al igual que dejas de importarte que la gente ponga sus esperanzas en ti.

Y es algo que muchas personas hacen y luego se decepcionan solas, nosotros no vinimos para solventar los problemas de autoestima de otros, ni para demostrar ni cumplir con nadie, como he dicho al principio, estoy en la vida, para vivir mi vida y no la de otros ni la que otros desean.

También cometemos el mismo error con otras personas, y muchas veces, en demasiadas, nos decepcionamos al sentir que nuestra confianza ha sido traicionada una vez más, y eso son cosas que te van quemando de las personas.

Vivir mi vida

 

Vivir mi vida

 

Y como esperas renacer, si nunca has ardido en tus propias cenizas cuando te das cuenta de que vives entre máscaras para hacer feliz a otros, y cuando llega el momento, te has dado cuenta que te has perdido a ti mismo, te tienes que decepcionar de ti mismo para avanzar, y ese es el momento en el que todo cambia, tú y tu vida cambian.

Empiezas a darte cuenta de muchas cosas que hacías, y que hacías por otros, te das cuenta que los otros no lo harían por ti, empiezas a tomar rienda de tu vida, que no necesitamos complacer a otros y que no necesitamos a renunciar a nosotros mismos para hacer feliz a otros.

Los primeros que debemos ser felices somos nosotros, los que debemos querernos, valorarnos y aceptarnos, somos nosotros los primeros.

Y así fue como empecé a vivir mi vida, y en busca de la felicidad, hallé la propia, y la más importante de todas.

A veces, por falta de autoestima e inseguridades, no nos damos cuenta, de que la felicidad en otras personas, no nos pertenece, es ajena y es algo que nos hará infelices siempre.

Así como tener el miedo a lo que dirán, cuantos sueños e ilusiones no se han roto por ello pero cuantas sonrisas habrán nacido al vencer ese miedo inherente del ser humano.

Nacemos como ediciones exclusivas pero nos dedicamos a ser copias, nada ni nadie debe hacer que escondamos nuestra forma de ser, y es algo que tarde o temprano pasa factura, al igual que reprimir emociones o pensamientos, y la libertad de uno empieza cuando termina la de otro, a lo que me refiero es que debemos ser libres, para ser, expresarnos, sentir y pensar, sin hacer daño a otros.

Tarde o temprano, la mayoría llega a este punto en su vida, y otros pasan sus vidas siendo esclavos de otros o de algo, y cuando llegamos a este punto todo cambia, es cuando verdaderamente empezamos a aprender, que la vida es nuestra que somos los responsables de nuestras decisiones al igual que de nuestras vidas, no debemos admitir ni secundarios ni terceros que nos proporcionen dolor.

Debemos aceptar, que cuando conocemos a una persona así, son personas que nos trastocan todo y en un poco tiempo, son capaces de enseñarnos más que la mayoría que conocemos en la vida.

Te hacen plantear muchas cosas en tu vida, y a veces pienso, que son personas que aparecen en nuestra vida por una simple razón, cambiar a una vida mejor que la que creemos que tenemos, aunque muchos prefieren engañarse a sí mismos, en muchas de las ocasiones.

Y al igual que el miedo, el ser humano es el único capaz de contarse historias para reafirmarse en una mentira, como puede ser la falsa creencia de ser feliz, cuando no lo es, y a veces necesitamos golpes en la vida para que nos hagan abrir los ojos, por eso, piensa y medita de tu vida, no esperes un golpe, si necesitas reconstruirte, hazlo e incluso si necesitas renacer, hazlo, la vida solo tiene un partida, y no admite ni pausas ni continuaciones.

 

 

Por eso decidí vivir mi vida, aunque me equivoque, lo haré bajo mi propio criterio, ya que estoy en mi etapa de vida que todo me da igual, simplemente, quiero vivir mi vida de una forma acorde a lo que creo.

Esto no se trata de un simple tema de blog, se trata de una reivindicación personal que deberíamos hacer todos, para liberarnos no solo de lo que no nos hace felices sino de las cadenas de una sociedad que nos intenta llevar siempre por el camino que quiere, impregnarnos y hacernos creer falsas creencias, todo para que unos pocos se lucren a costa de personas inocentes, y eso es algo típico en España, aunque preferimos mirar a otro lado.

0 comentario
0

También te puede interesar