Situación del mercado laboral en España, Experiencia personal.

por admin
0 comentario 585 views

Situación del mercado laboral en España. Pasada, Presente, y futura.


En un momento donde todo es que ha bajado el paro pero la situación del mercado laboral en España, es por temporadas y por poco tiempo, y la mayoría se autoengaña con supuestas mejoras.

Se siente como si nos lanzarán un hueso en determinadas fechas, a cambio de un dinero que muchas veces no compensa con el tiempo que le dedicamos, y mucho menos, nos da para vivir día a día.

Si tienes estudios, estas demasiado preparado, o no tienes experiencia y si le añades que eres padre, bienvenidos a los juegos del hambre así es la situación del mercado laboral en España, siempre hay algo para no contratarle y si lo hacen, es para explotarle.

 

Situación del mercado laboral en España.

 

Y por eso, quiero explicar cómo fue mi tiempo trabajando en 2 empresas hasta que quedé en paro, como mi caso, hay muchos pero no interesa que salgan, ya que no existe la esclavitud.

Empecé el 1 de Enero del 2008, a las 00 horas, en fin de año y terminé el 31 de Agosto del 2016, la palabra correcta no sería terminar, sino que nos echaron. Era Auxiliar de Servicio, según Defensa, Ordenanzas.

Del 1 de Enero del 2008 hasta el 30 de Septiembre del 2014, trabajé para la empresa Ombuds Servicios, con un sueldo un poco por encima del mínimo de aquel año, que eran 600 y pico. El Cliente era el Ministerio de Defensa, el centro un Club Deportivo Militar.

Para llegar a un sueldo de 700 o 800, tenía que superar con creces las horas mínimas, que estaban en 164 mensuales (más de 45 horas semanales, en turnos de mañana (2), tarde (2) y noche (2))

Todo esto contando de que te hicieran el relevo, sino con la excusa de necesidad de servicio, te veías obligado a pasar, no 8 horas sino 16 horas seguidas y luego con un descanso de menos de 6 horas. Trabajaba cualquier día festivos o no, 6 trabajados, 1 libre, aunque salgas librando a las 7 de la mañana, se considera trabajado.

En un turno de 7 a 15, 15 a 23 y de 23 a 7. Obviamente durante un tiempo, luego nos quitaron el turno de noche.

Aun así, no mejoró, pocas veces se nos respetó el derecho de descanso mínimo, con la excusa de la necesidad del servicio y si no aceptas, al paro.

Y las funciones, al principio solo era control de acceso e informar de las normas, luego paso a ser un control de acceso, mercancías, horario de trabajadores y en ausencia del personal laboral, le tenías que añadir el trabajo de 2 personas más al tuyo y luego otro más, al ser un centro con residencia. 1 persona para el trabajo de 4 personas.

Y para terminar, nos añadieron la venta de entradas, una función que puede complicarse si estás solo.

La recepción no tenía ni baño y tenías que dejarla o pedirle a alguien que se quedará para poder hacer tus necesidades, ya que si cierras la puerta, los usuarios no les importaba que estés solo y había que aguantar mucho por situaciones como esas.

Por informar de las normas del centro y cumplirlas, en su mayoría, se nos llegó a amenazar por parte de usuarios e incluso fuimos acosados por «jefes» (militares) del centro, para meter a su familia, y siempre con la amenaza constante del despido sino cumplía las normas.

Aunque hubo bastantes irregularidades, las veces que hubo una inspección de trabajo, no cambió la situación e incluso le costó, el puesto de trabajo a una compañera.

El día que terminó Ombuds, no pagó a nadie, que conozca, el finiquito, ni aquellos que fueron al paro ni a aquellos que fueron contratados por la otra que entro, de nombre Proman.

Aceptó contratar a las personas que pedía el centro pero con el añadido anterior había que sumar que hicieron contratos nuevos y no respetaron antigüedad ninguna, ni sueldos.

Las horas se rebajaron, considerablemente, al poco tiempo pero se juntaron en poco espacio, de Viernes a Domingo, 22 a 7 (Viernes) de 7 a 19 y 19 a 7 (Sábado) de 7 a 16 y de 16 a 00 (Domingo) entre 3 personas, la tercera hacia el siguiente turno: 9 a 00 (Sábado) y de 9 a 22 (Domingo)

Y el cambio, aparte de ir a peor desde el principio, entre subrogaciones en cubierto, juicios y un largo etc.

Llego lo más temido para un trabajador, empezó con retrasos en nómina y luego, que no te paguen, durante meses.

 

 

El cliente, a pesar de la situación, hizo caso omiso, al final, éramos solo unos números.

Recordaré lo que me dijeron en el centro, si hacíamos huelga, llamaban a la empresa y que vinieran otros, nosotros al paro.

Afectó a todos los centros militares del país, pero no salió en las noticias ni se escuchó porque no interesaba, como todo en este país.

El día que se fue la empresa, solo nos dejó un correo electrónico y fuera, no pagaron ni finiquitos ni sueldos.

Así, como fue mi caso, hubo más empresas en otros sectores, que pasaron por el famoso concurso de Defensa, el más barato es el que gana.

Restauración, socorrista, auxiliar de Servicio, etc. Todos sufrieron, retrasos, impago de nóminas o les quitaban dinero del sueldo.

Es la triste realidad, de la situación del mercado laboral en España y no he visto ningún político, intentar cambiarla solo puro postureo.

A día de hoy, sigue habiendo personas luchando por ello, y cuando cambió de empresa, a pesar de las promesas de los centros, el Ministerio de Defensa, según la empresa entrante, dijo que no querían a nadie de los que trabajaron allí.

Esa es la situación del mercado laboral en España que se vive en estos momentos, como yo, muchos más hay en silencio por miedo y por desconocimiento.

Para los políticos, empresarios, banqueros, etc, solo somos números, nada más, trabaja y calla, paga y calla y ellos nunca se equivocan.

Mientras haya inhumanidad e inmunidad ante tales agravios en nuestro país, donde se dice que se debe respetar la constitución, ellos son los primeros que se la saltan.

Tener una vivienda digna y un empleo digno, es un derecho constitucional y un derecho universal que nadie respeta.

0 comentario
0

También te puede interesar