Quién soy o qué soy yo, difícil de responder al principio.

por admin
0 comentario 1520 views

Quién soy o qué soy yo


Quién soy o qué soy yo, es una pregunta a veces difícil de responder, y muchas veces se responde en lo que nos ha enseñado la sociedad de lo que debemos ser.

Muchas personas responden con su nombre, sexo o condición sexual e incluso con cosas con las que se identifican pero no nada de eso es lo que somos realmente.

El quién soy o qué soy yo, eso se ve en mis actos, en mi actitud y en mi forma de afrontar las cosas día a día, pero todos tenemos algo en común, aunque a veces se olvide, todos somos personas, somos sentimientos y somos inquietudes.

 

¿Quién eres?

 

Cuando nos preguntamos este tipo de cosas, es cuando han surgido inquietudes, sucede en la vida que nos pasan o conocemos personas que nos hacen dudar de lo que creemos, y es que el ser humano es de los pocos seres que necesita creer en algo.

Es un punto de inflexión en nuestra vida, son preguntas que conlleva a otras, y la búsqueda de un propósito en la vida, una vida que, por desgracia, vivimos tan rápidos y tan ensimismados que no somos capaces de pararnos aunque sea solo una vez en pensar en nosotros.

Así somos, necesitamos que surjan cosas para intentar cambiar, y sin saber quién eres, es algo imposible, ya que para saber dónde quieres llegar, necesitas al menos conocerte y saber lo que quieres, como mínimo.

Por eso, antes de seguir, párate a pensar, somos mucho más que nuestras actitudes, somos nuestro pasado aunque otros renieguen, somos la enseñanza que se nos ha dado aunque sea inconscientemente, pero lo somos, y somos ese sueño que a veces olvidamos, por lo que dirán.

Muchas personas, creen que se conocen y eso no es algo que haremos en toda nuestra vida, ya que jamás se conoce a alguien realmente, ni siquiera a nosotros mismos al 100%, principalmente, cuando te dedicas a hacer lo mismo todos los días del año, cuando te dedicas a creerte todo lo que se dice en internet, en televisión y en seguir muchas veces a la gente.

 

Imitar de pequeños si, pero de adultos no.

 

Hacer eso, solo somos una imitación más del resto, y no alguien exclusivo como persona, como en teoría deberíamos ser todos.

Algunos les surgen desde muy pequeños con su sexo o sus gustos y otros cuando experimentan con cosas y situaciones que nunca esperaban o porque la sociedad les ha dicho que no está bien, principalmente, sus padres.

Conozco a personas que se han pasado la mayoría de sus vidas tras sus propios barrotes, por miedo de decepcionar, por miedo de no cumplir con sus padres e incluso por miedo a lo que dirá la gente e incluso por los miedos de su niñez.

Y realmente,  acaso todo lo que nos enseñan en la sociedad, ¿está bien? Yo creo que no, acaso no se nos dio el libre albedrío para poder elegir, entonces de que sirve privarnos de nuestra felicidad si lo que hacemos es ser infelices por otros.

Ahí es cuando deben preguntarse lo siguiente: ¿Quién eres? O incluso mejor: ¿Quién quieres ser? Alguien que este continuamente quejándose de su vida o alguien que si ha realizado por su vida, como querer cambiarla.

A veces para ser diferente y/o feliz, a diferencia del resto de la sociedad, no se necesita mucho sino ser nosotros mismos, pese a quien le pese y para eso necesitas conocerte, aceptarte, valorarte y quererte, son cosas muy sencillas pero que casi nadie hace.

Nos pasamos toda nuestra vida, contentando a alguien ajeno a nosotros, llegando a un punto que nos olvidamos de nosotros mismos, de nuestros sueños, creando una persona que se mueve por inercia en el día a día.

 

Quién soy o qué soy yo

 

Luego llega ese día, quién soy o qué soy yo realmente, cuál es la razón de mi existencia, no entiendo al sentirme atraído si no soy así y es que las preguntas pueden ser variadas, pero el punto de inflexión no cambia.

Ese punto de inflexión, es como una duda en nuestro pecho, algo que está ahí y no sabes que es, o no le encontramos sentido pero que también nos hace preguntarnos si esta es la vida que realmente buscamos o somos realmente como creemos ser.

Me pase años con ese sentimiento en mi pecho, día tras día, en el mismo trabajo yendo y viniendo por inercia, y estaba metido en tal bucle, que a mi alrededor había un cúmulo de oscuridad, y que el día que se terminó el trabajo, mi vida cambió.

En qué cambió mi vida, en que por primera vez, en mucho tiempo me he vuelto a sentir yo mismo, es como si rompiera un círculo vicioso y he vuelto a recuperar fuerza, sueños e ilusiones.

Es como si hubiera estado atado con cadenas imaginarias que me impedían ser feliz, ese mismo día esa duda en mi pecho dejo de ser una duda, y se convirtió en una convicción, no he venido a este mundo para contentar a mis padres sino para ser el protagonista de mi propia historia que es mi vida.

 

quién soy o que soy yo

 

Por eso, para todos aquellos que lean esto, les pido, duden de todo, de lo que vean y de lo que oyen, vivimos en mundo donde se nos guía por un camino y resulta que hay otros que no quieren que veamos y duden de ustedes mismos, de lo que aprendieron y de lo que les enseñaron, si lo que desean es ser libres de estereotipos y machismo, para empezar deben reconstruirse como personas con conciencia propia, no se necesita seguir o creer en alguien ajeno, se necesita seguir, creer y tener fe en nosotros mismos, pase lo que pase.

Hacedlo, crea vuestra propia conciencia que no todo es blanco o negro, hay una gamma mucha más amplia de matices y que nos negamos a ver, creo que es tiempo de romper este tipo de círculos viciosos que tenemos con la sociedad.

Creo y soy  partidario, de que necesitamos un cambio a nivel global, donde seamos todos capaces de encontrar nuestro camino, ya que eso es el libre albedrío y una de las máximas del ser humano, el tener la opción de elegir y eso es algo que desde pequeños nos quitan, al igual lo que somos.

Quién soy o qué soy yo, es algo que llevan respondiéndonos otros por nosotros, ya es hora, de que nosotros podamos responder a esa pregunta por nosotros mismos.

0 comentario
0

También te puede interesar