Promesa a uno mismo, los 5 puntos que debe tener.

por admin
0 comentario 718 views

La promesa a uno mismo es la única que se debe hacer siempre, es con nosotros mismos con quien pasaremos el resto de nuestra vida para bien o para mal.

Pero solemos hacernos una promesa cuando algo malo nos pasa, todos lo pensamos alguna vez, la vida puede ser muy puta con nosotros o nosotros le podemos hacer la vida muy puta a otros, así es el ser humano y siempre ha sido.

Por eso es importante hacer esta promesa a uno mismo, a nadie más.

 

promesa a uno mismo

 

  • Conócete, valórate y quiérete, respétate.

No somos nuestro género, condición sexual o raza, somos lo que nos enseñan, lo que experimentamos, lo que vivimos y muchas veces, lo que nos enseña la sociedad.

Reinicia tu vida, olvida lo aprendido y crea la persona que quieres ser realmente, no busques en la sociedad u otras personas, tienes que buscar en tu corazón, para ello debes conocerte realmente y ser quien quieres ser.

Cuando lo hagas, cuando te libres de las cadenas de los estereotipos, te aseguro que cambiará, radicalmente, tu mundo y tu vida, en esta sociedad entre tantas capas de mierda, hay puro oro que nos negamos a conocer por estereotipos falsos creados por la sociedad, mayormente.

Para conocer a nuestro verdadero yo, es importante olvidar lo aprendido y también valorarte y quererte, para no permitir que nadie te quite la sonrisa, tú debes ser el dueño de tu vida.

Por eso libérate, conócete y cuando lo hagas, quiérete, porque serás lo que estabas destinado a ser, alguien único y feliz. Debe ser el pilar de la promesa a uno mismo, es algo que más nadie puede hacer por nosotros.

 

Soledad.

 

  • Cada persona es un mundo, no todos harían lo mismo por ti.

Al igual que tenemos que asumir que somos alguien único y que está en nosotros elegir lo que queremos ser, también hay algo muy importante en esta promesa a uno mismo, cada persona es mundo aparte.

No debemos asumir nada con otras personas, ni pensar que hará o que no hará, respecto a otras personas, debemos olvidarnos de lo que haríamos nosotros y asumir que cada uno actúa de la forma que cree conveniente, no todo el mundo piensa y actual igual.

Y hay que alejarse de idealizar a las personas, a las personas hay que conocerlas y darles el mismo valor que nos den a nosotros, al igual que una persona no puede convertirse en nuestro mundo, la felicidad no sería nuestra.

Al igual que la promesa a uno, que se nos respete y se nos valore, también hay que hacerlo con los demás, piensa y aprende a ponerte en el lugar de la otra persona cuando trates con cualquier ser vivo. Todos sentimos y padecemos, todos merecemos respeto.

 

Aprendí a dejar las redes.

 

  • Mira tu corazón y no las redes sociales o sociedad.

Es totalmente entendible, a todos nos gusta que nos digan lo guay que somos y que nos valoren pero en muchas ocasiones se vuelve en nuestra contra cuando lo que buscamos es la aprobación de otros. Y entonces tenemos ese día, que la felicidad se nos fue a la mierda y estamos de bajón, todo por un comentario de alguien que no tiene ni puta idea de nosotros, lo he vivido hasta que aprendí.

Lo que aprendí es quitar el poder a la gente de hacerme daño conociéndome, aceptándome y dándome el valor que me merezco, la única opinión que necesito al dormir es la de una conciencia tranquila conmigo mismo. También es importante no solo en la opinión sino en nuestro físico.

He conocido muchas personas que cambian por otros, luego se decepcionan y pasa lo que pasa, por eso si haces algo en tu vida, que sea por ti únicamente y nadie más, si cambias físicamente, hazlo porque quieres y quieres sentirte mejor contigo, no por agradar a otros. Escucha a tu corazón.

Hay que alejarse de las redes sociales, al menos, desconectar mental y sentimentalmente hablando, y hacerlo completamente cada poco tiempo, esto es un consejo.

 

 

  • Ayuda a otros en la medida de lo posible.

Esta puede ser una promesa a uno más personal por vivencias y suele ser el nacimiento de una promesa.

No tienes que ser María Teresa de Calcuta, cuando se habla de ayudar a otros no es necesario ser un santo. Hay muchas formas de ayudar a una persona en su día a día, incluso, sin que te des cuenta. Un saludo, una sonrisa sincera o simplemente, un gesto pueden cambiar el día a cualquier persona, las cosas pequeñas, pueden convertirse en grandes para alguien.

Ayudar a otras personas, es algo que se ha perdido con los años, la gente prefiere mirar para otro lado ante un problema, por eso hay que pensar siempre en la otra persona, hay que tener empatía, no todo el mundo enfrenta a un problema de la misma forma que otros.

Una promesa a uno mismo debe ser algo que nos permita seguir adelante con nuestra vida, que nos haga levantarnos y sacudirnos la ropa, seguir adelante y pelear otro round más contra la vida, pero también debe ser algo que nos permita vivir una vida con la conciencia tranquila, y cuando hay una conciencia tranquila, hay una vida feliz.

 

 

  • Aprender a luchar y a cerrar etapas.

La vida es una continua lucha, y tiene que ser una promesa a uno mismo el no rendirse, no por alguien más, por nosotros únicamente. Después de cada lucha, conlleva cerrar esa etapa, y para cerrar una etapa, hay que aceptar, perdonar y dejar ir, un pasado no resuelto es un tormento durante años.

La lucha pueden ser miles de cosas, pero todo depende de la persona, de sus sueños e ilusiones, y de lo que quiere en la vida, eso es algo que los que luchamos sabemos, nadie más.

Si lo has pasado o has sufrido una experiencia mala, coge ese dolor y conviértelo en luz, ayuda a otros en la misma situación, de todas las malas situaciones (la mayoría, al menos) podemos sacar algo positivo.

La positividad y una conciencia tranquila es lo que nos lleva a una vida mejor cada jodido día de tu vida, ante cualquier adversidad hazlo siempre con una sonrisa, ya que al final, tú te tienes que levantar solo, al menos, hazlo desconcertando al mundo, sonriendo.

Acepta la responsabilidad de tu vida, nadie debe tener el poder de hacerte sentir menos que nadie, tú tienes el poder de como dirigir tu vida y de quitar a cualquier persona que te haga infeliz. Tu vida, tus decisiones y tus consecuencias, de nadie más.

0 comentario
0

También te puede interesar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.