No sé qué hacer con mi vida a los 30 años

por admin
0 comentario 5678 views

Ha llegado un momento en que no sé qué hacer con mi vida a los 30 años pero que lo puede vivir cualquiera a cualquier edad.

Es algo que viene de muy atrás, y es algo que sucede a causa de alguna situación vivida en la cual se te abren los ojos ante algo que no querías ver.

Es cuando te das cuenta de que no vives la vida que esperabas vivir, que las cosas no te han ido como quieres y te va consumiendo.

O simplemente, tienes miedo de no cumplir al hacer las cosas de forma diferente.

Empiezas a desmotivarte, a preguntarte incluso sobre tu misma existencia.

Te replanteas todo, nos entran las dudas e incluso nos sentimos insatisfechos y con el sentimiento de soledad, ya que son momentos que uno vive y que las demás personas que nos rodean no lo entienden.

No sé qué hacer con mi vida

Nos damos cuenta, que muchas de las cosas que hemos soñado o pensamos hacer, la hemos ido dejando, llegando un momento en el día a día de nuestras vidas, que era solamente trabajar, estudiar o dedicarnos a nuestros hijos.

Así lo he sentido y he vivido, en modo de ansiedad por la incertidumbre del futuro, ya que cuando te dedicas a algo durante 9 años de mi vida, y de repente, perder mi trabajo, empezaron mis dudas.

Te das cuenta, que las relaciones con tus amigos no son iguales y con tu familia se va deteriorando.

Que muchas veces, lloras en la noche y que no ves una salida, que la gente que te importa, a veces, son capaces de hundirte más.

Y es que no se que hacer con mi vida, a veces, los 30 es una edad que te replanteas todo.

Lo que espera la sociedad

Estás sin trabajo, sin pareja y no tienes hijos, te has visto obligado a volver con tus padres, y sientes cuando miras al resto, que eres como un fracaso.

O simplemente, te encuentras en un trabajo, con pareja y con hijos, pero que llevas una vida que no te llena para nada, y es que la vida se va consumiendo poco a poco.

Lo que espera la sociedad, no siempre va con lo que quieren las personas, se nos ha enseñado a ser de una forma de vivir antes de los 30 años, casados, con trabajo e hijos, y que cada día menos personas cumplen o no pueden.

Y sin darte cuenta, entras en una dinámica de negatividad, ya que llegas a sentir que no cumples “tus expectativas”, que te falta algo, sin saber el qué.

Cada año hay más personas insatisfechas con sus vidas, preocupadas y con miedo, a muchas de esas personas los lleva a algo peor como la depresión y a otros a una excusa para reponerse.

Lo que queremos nosotros

Cuando estamos así, quiero creer, que es la vida que nos intenta decir algo o al menos, nuestro “yo interno”.

Que muchas veces, no vivimos bajo nuestras expectativas sino las de la sociedad o familia, llegando a crearnos un vacío y otras, llegando a un punto de no saber qué hacer.

Al principio, lo confundía con “mal momento” o depresión, pero cuando lo he pensado, es cuando estuve viviendo una vida que no era la mía.

Era una vida de trabajo cada día, de siempre lo mismo y que no tenia nada que ver con las cosas que a mi me hacen feliz o me motivan.

Empecé a hacer cosas que me gustaban en el pasado, otras que me ayudaron a centrarme y a darle sentido a mis pensamientos, con el tiempo empecé a recuperar mi vida y a dejar de sentirme así.

¿Qué hice? Hacer lo que me gusta, y dejar de intentar cumplir con la sociedad y con los demás, y eso fue lo siguiente:

¿Qué hice? :

Escribir:

La gente piensa que no pero la escritura ayuda mucho, no se necesita ser un profesional, solo necesita un lugar donde desahogarse escribiendo.

Por eso, coge un diario y escribe, las redes sociales no sirve para ello, ya que pueden hundirle más en la miseria, muchos no se dan cuenta del daño que hacen las palabras.

Incluso, puedes hacer un blog y contar tu historia o en foros de temas parecidos, aunque sea para desahogarse, te sorprendería la cantidad de personas que hay en este mundo, en tu misma situación.

Mi consejo, apunta las cosas que consideras negativas o situaciones negativas que vives día a día en tu vida, cuando lo hagas, proponte cambiarlas poco a poco.

Escribir ayuda a desahogarse pero el verdadero cambio viene con nuestra actitud y voluntad hacia ello.

Cuando no sé qué hacer con mi vida, escribo bastante en un cuaderno, me ayuda bastante a desahogarme.

no sé qué hacer con mi vida a los 30 años

Caminar o bicicleta:

Estar encerrado no sirve de nada, pero cambiar de lugar, caminar o simplemente pasear por una avenida, ayuda bastante a nuestro ánimo y salud.

Aunque algunos creen que no, ayuda mucho a desconectar e incluso hasta relacionarnos con otras personas.

Hacer cosas diferentes del día a día, rompe esa espiral negativa y ayuda a sentirte mejor.

Y si lo combina las dos, tu vida va a cambiar poco a poco, tienes que ser constante.

No sé qué hacer con mi vida

Cada día es una oportunidad.

Propósito:

En algún momento de nuestra mejoría, hay que pensar en un propósito para dar un empujón a nuestras vidas.

La gente se piensa que las cosas llegan por arte de magia o que otros nacen con estrella pero déjame decirte, que sin constancia en esta vida, no se llega a nada.

Por eso, piensa en propósitos a corto plazo, nada de pensar en cosas grandes por que al ver lo grande que puede ser, nos puede tirar hacia atrás inconscientemente, por eso piensa en corto plazo y paso a paso.

Una vida sin propósito, no es vida, lo que es lo mismo que un no sé qué hacer con mi vida.

Por eso, es importante un propósito asequible y para ello hay que tener voluntad y una buena actitud.

Si te propones un propósito y ya vas con el pensamiento negativo, no llegarás muy lejos.

Hablar con nosotros mismos:

Hay gente que pensará que eso son cosas de locos, pero a mí me ayuda a concentrarme en las cosas importantes.

Cuando no se que hacer con mi vida, siempre hablo conmigo mismo, intento descubrir porque me siento así.

A aclararme las ideas e incluso a surgir otras nuevas, incluso sirve para mejorar a la hora de hablar, aunque algunos no lo crean.

Y seguramente, más de una vez te has descubierto hablando en voz alta, a veces nuestra propia lengua nos traiciona al decir lo que pensamos realmente.

Entonces, hazlo contigo mismo y descúbrete, hazlo sin pensar y poco a poco, no hace falta hacer un monólogo, solo desahogarse.

Hablar con otras personas:

Este puede ser el que más reparo da a muchas personas, ya que mucha gente te responderá: ah déjate de tonterías, si te va bien.

Hay personas que son tóxicas y que son las que te suelen dar respuestas parecidas, por eso necesitas personas con la que realmente puedes hablar, desahogarse.

A veces, es necesario otro punto de vista, ya que no siempre somos capaces de verlo por nosotros mismos.

Hablar con otras personas, también es una forma de liberar negatividad, en un momento como este es lo que se necesita.

Cuando no se que hacer con mi vida, intento hablarlo con la gente, e incluso, a veces con desconocidos.

Rodearse de positividad:

Este punto es importante, tu positividad tiene que ser mayor que tu negatividad, si es el caso contrario seguirás igual.

Por eso importante desahogarse, caminar, hablar e intentar rodearse de gente y situaciones positivas.

Hay que soltar lo negativo para poder llenarnos de lo positivo.

Cada uno de nosotros, tenemos algo que nos inspira y motiva a hacer cosas con positividad. Busca ese “algo”.

A veces, cuando no se que hacer con mi vida es porque me he ido rodeando de negatividad, y eso influye mucho.

No sé qué hacer con mi vida

Encontrar mi camino:

Es algo que olvidamos, pero nadie me dijo al nacer que tenga que ser el miedo de otros, cumplir los sueños de otros o lo que quiere la sociedad.

No se que hacer con mi vida a veces, me he perdido las suficientes veces como para darme cuenta de varias cosas.

Se debe aceptar que cada persona es un mundo, al igual que los somos nosotros, y respetarlo.

Por eso, si sientes que las cosas deberías hacerlas diferente o estudiar algo diferente, hazlo.

Nada ni nadie te debe decir como vivir, eso es algo que debes hallar tú mismo.

Cada cosa que hice no son consejos, es lo que hice para tener una vida, más allá de mi mundo interior.

También lo hice para aprender de otros con su negatividad y de otros con sus experiencias.

Cabe decir, que nuestro mundo interior es donde se guarda todo, incluso aquello que anhelamos.

No lo dejes guardado en tu interior, te hará daño.

En la vida, para ser felices no es necesario que sea perfecta. No hay que contentar a la familia o a la sociedad.

Ni dejar de hacer cosas por “no ser de nuestra edad” o no intentar hacer por miedo.

Debes vivirla de modo que te haga feliz a ti, que te llene y te sientas a gusto con lo que vives.

Por eso es importante que siempre seas sincero contigo mismo.

Conclusiones.

Simplemente, No se que hacer con mi vida debe ser un propósito en sí para mejorar.

Y para ello es necesario, investigarse a uno mismo, averiguar cuál es la razón por la que te puedas encontrar así.

Cabe recordar, que sentirse así no es estar en depresión, aunque puede derivar a ella.

Creo que todos deberían hacer como lo que hice, tomarlo como un punto de inflexión en la vida, para mejorar y avanzar.

Ya que tu “yo interior” intenta decirte algo y no solo la vida.

Siempre hay tiempo para cambiar, si eso lleva a mejorar.

Para ello, es mejor hacerlo por nosotros mismos y no por terceros o guiarnos por la opinión de otros.

Es nuestra vida, y nosotros debemos elegir como vivirla y en qué dirección.

Deja tu comentario, tanto sea una experiencia negativa o positiva.

0 comentario
0

También te puede interesar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.