Fracaso de persona, sentirte así, mi experiencia personal.

por admin
0 comentario 686 views

Fracaso de persona: Mi experiencia personal.


No es un sentimiento agradable, a veces, en la vida llegamos a un límite y cuando solo vemos que todo nos sale mal, llegamos a plantearnos si somos un fracaso de persona.

 

fracaso de persona

Es una etapa.

 

La primera vez, que tuve ese tipo de sentimientos fue cuando era un crío, era una época mala al sufrir acoso escolar y se me unió el sentimiento del primer amor, una combinación bastante peligrosa, le añadimos que era un niño que no expresaba lo que sentía, el pack completo.

No solo fue ese momento difícil en el colegio, fue también sentirte invisible para aquellos que te quieren y que cuando te decían algo era para reprocharte o compararte con otros.

Llegué a sentirme como un fracaso de persona, porque siempre pensé que no cumplía con las expectativas de mi familia, me hicieron repetir un curso por ser muy tímido y sinceramente, no sirvió para nada.

El ser comparado con otros, entre ellos mi hermano, el no sentir nunca a mi padre cerca y ver cómo ni siquiera mi madre se daba cuenta por lo que pasaba, y en cambio, una persona que solo me daba 2 horas en semana, siempre recordaré lo que me dijo: Eres tan joven y pareces un muerto en vida.

Quizás, solo fui un crío sobreprotegido y cuando, realmente, necesité a alguien, me vi solo y no supe afrontar los problemas.

Tal vez, mi mayor error fue siempre el temer, el que dirán, a final de cuentas provengo de un tiempo en el que los hombres no podrían ser débiles y con base en los prejuicios debemos ser de una forma o quizás, simplemente, busco una manera de excusarme a mi yo del pasado, aunque creo, que aunque sean libres de juzgarme, hay que vivirlo en mis zapatos.

Incluso en mi debilidad, la vida me demostró que hay personas increíbles, mujeres y hombres que me protegieron cuando yo era incapaz de hacerlo por mí, pero también por aquellos y aquellas que buscaban reírse de mí.

El pasado es el que es y gracias a ellos, soy en parte como soy ahora.

 

 

Con los años aprendí, que lo que me sirve a mí, puede que no funcione para otros, al final de cuentas, todos somos diferentes de personalidad, el cómo afrontar las cosas varía mucho de una persona u otra.

Durante un tiempo, junto con la depresión que sufría llegue a sentirme verdaderamente como un fracaso de persona, y es algo que no le deseo a nadie, llorar y no tener ganas de nada, ni siquiera de ir a clases, de poco a poco sentir como el mundo se me hacía demasiado grande, incluso por un instante llegue a perder las ganas de vivir.

Con el tiempo, te das cuenta que no se puede ser un fracaso de persona, más bien, te hacen sentir como tal, incluso personas que te dicen querer, sin darse cuenta te ahogan en una oscuridad profunda.

Aquellas personas, que pasan por este momento ahora mismo, solo les puedo decir, que al igual que yo tuve la oportunidad de tener gente positiva en mi vida, ustedes deben hacer lo mismo, cuando uno entra en una espiral negativa, debe inyectar positividad en ella, para ser libres de ella, y para ello necesitan cambiar la rutina de negatividad, buscar situaciones y personas que les llene la vida de positividad, lo sé es difícil en estas situaciones.

Y no esperes un milagro, nuestra vida la decidimos nosotros y muchas veces, optamos por lo más fácil, yo lo pensé,  a día de hoy, no me arrepiento de haber seguido, porque tuve la oportunidad de conocer gente increíble y vivir momentos aún más grandes.

Recordad, que hay que conocerse verdaderamente a uno mismo, aceptarse y quererse para que otros lo puedan hacer, con los años aprendí de mí mismo, que soy una persona con una alta sensibilidad, y por eso, todo me afectaba el doble que una persona normal.

 

 

A día de hoy, me considero una persona con voluntad y con una increíble energía que transmito con mi sonrisa y mi tranquilidad.

No puedo cambiar el paso ni tampoco lo haría ya que estaría renunciando a la esencia que conforman mi yo actual.

Cada golpe que no devolví, cada lagrima en la noche al intentar dormir, cada grito que nunca llegue a gritar y cada vez que mi alma pedía a gritos que se acabara todo.

Esa es mi esencia, y es la que me da la voluntad de seguir, de luchar por lo que creo y por los que considero mis sueños, la vida es muy perra y a algunos se nos hace mas difícil que a otros pero no quiere significar que sea imposible.

Cada uno de nosotros, somos un mundo muy diferentes uno de otros, a algunos les parecerá tontería cada palabra escrita pero las historias hay que vivirlas desde dentro e incluso así, la forma de vivirla será diferente.

Las personas que más nos hacen daño muchas veces son nuestra familia, comparando y reprochando, siempre olvidamos que los hijos no vinieron al mundo para cumplir vuestras perspectivas.

Ni para cumplir con vuestros sueños fracasados, en mi creencia, los hijos venimos para ser mucho mejores que los padres y así sucesivamente con los que vendrán.

 

 

Tal vez, seas una persona que ahora mismo estas pasando por lo que yo ya pase hace muchos años, no desista aunque la cuesta sea muy pronunciada, ahora parece que no pero en un futuro la vida te demostrara que hay personas increíbles en el mundo.

Al igual que tú, que has aguantado y que cada día es un infierno vivir, eres esa persona que intenta convertir su oscuridad en luz y por eso, eres increíble ya que no quedan personas así.

Y cuando la vida, siga golpeando resistir y pelear, la vida es muy corta y no necesita de correcciones.

La vida no admite guardar partida o continuar donde la dejamos, ya que no hay segundas oportunidades, si se termina la partida.

Si te ha gustado este tema, comenta o comparte con otras personas por redes sociales!

0 comentario
0

También te puede interesar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.