Abuela, una carta para ti, una historia de Alzheimer

por admin
0 comentario 855 views

Querida Abuela:

Abuela, llevo contigo 33 años desde que nací hasta que me vaya, con todos en casa pero perdiéndote a ti, ante un enemigo silencioso llamado: Alzheimer.

Abuela.

En mis 33 años, de ti aprendí muchas cosas desde un plátano con galletas a jugar al machuca y limpia, a darme cosas cuando mi madre no miraba o no estaba y consentirme con malas costumbres de recibir la merienda en mi cuarto.

Viví momentos alegres y felices, y todo eso hoy en día, se va perdiendo a poco.

A veces no te reconozco, otras siento pena y resignación como te come poco a poco, Abuela.

Sé que cuando hablas y maldices a toda la familia, sé que cuando nos llamas ladrones porque no encuentras las cosas, sé que cuando confundes la noche con la oscuridad de la mañana y piensas que es desayuno y no cena, sé perfectamente que no eres tu, Abuela.

Poco a poco, asumo con tristeza que cada día va a mayores, a veces no sabes las palabras pero si sus significados y que por una negligencia has perdido los 5 dedos de un pie.

Que en momentos se te va totalmente y no paras de refunfuñar, y como al rato vuelves a ser tú. Tozuda y testaruda pero tú.

Y a veces, me dan ganas de llorar en mi cuarto porque aunque quiera no podría hacer nada, porque aunque seamos chocantes, siempre serás mi abuela.

Al igual que el Alzheimer te lleva poco a poco a ti, temo el día que no recuerdes mi cara ni mi nombre, y temo que esos días serán los más dolorosos para mí.

Por eso, escribo estas palabras para ti, porque sé que un día quizás no las pueda volver a decir, que aunque la oscuridad te nuble, siempre serás una parte de mi historia, aun inconclusa, aun sin final para mí.

Gracias, Abuela.

0 comentario
0

También te puede interesar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.