Falsos mitos sobre el hombre, en nuestra sociedad.

por admin
0 comentario 147 views

Hoy he querido escribir de los falsos mitos sobre el hombre, que tanto pregonan algunos colectivos como verdaderos.

Son lo que llamamos estereotipos de género.

Los estereotipos por línea general, son una mierda y en ocasiones, nos privan de conocer gente increíble.

Los estereotipos nacen de 3 formas diferentes.

Los que nacen por nuestra propia experiencia con determinados tipos de personas, los que nos inculcan nuestros padres y la propia sociedad.

De nuestra experiencia, nacen expresiones como: Todos los hombres/mujeres son iguales.

Seguro que, si no lo has dicho, tiene que existir alguien que, si lo haya dicho cerca de ti, las personas son así de especiales.

Y así nacen los falsos mitos sobre el hombre, al igual que de las mujeres, cuando se juntan 4 con la misma experiencia.

Por eso vamos a empezar a hablar de lo que es un hombre.

Falsos mitos sobre el hombre

¿Qué es un hombre?

Ser un hombre es la definición de uno mismo, no se trata solo de testosterona o de tener pene.

Ni tampoco de ser agresivo, ni tampoco de que no puedan llorar o sentir emociones.

Cada persona que se considere hombre, es totalmente diferente al resto de hombres.

Un hombre puede ser sensible, amable, cariñoso o ser maltratado, al igual que un gay sigue siendo un hombre.

Un hombre no trata de ser un machote o de acostarse con no sé cuántas personas.

También puede ser protegido, también quieren que liguen con él, sin tener que dar siempre el primer paso.

Por eso es tan importante cambiar la idea que se tiene de los hombres.

Ser un hombre no es lo que dicen los estereotipos de la sociedad.

Si te sientes un hombre, es algo que debes preguntarte, que tipo de hombre eres. Cuando lo averigües, esa será tu propia definición de hombre.

¿Qué tipo de falsos mitos sobre el hombre existen?

Hay para dar y regalar, seguro que alguno o más de uno lo has escuchado de amistades o por internet.

Y es que son muchos los estereotipos que existen del hombre, la lista sería más larga todavía si pongo todos los que he oído o leído.

Estos son los estereotipos que he escuchado o leído.

  • Si es hombre y sensible, es homosexual.
  • Son agresivos y violadores en potencia.
  • Siempre piensan en el sexo.
  • La prostitución, solo la consumen.
  • No pueden sufrir violaciones.
  • Nunca les pasa nada por ser hombres.
  • Todos son iguales.

Hay que decir que solo afecta si eres hombre y heterosexual, parece ser que para la sociedad cuando es gay o lesbiana dejan de ser hombre o mujer.

Ya que cuando hablamos de hombre y mujer, lo normal, es que se relacione a parejas o personas heterosexuales.

El hombre y la sensibilidad.

Un hombre puede ser lo que quiera, al menos debería de poder ser, como cualquier otra persona.

¿Un hombre sensible? Si, se puede, eso es algo que debes tener claro en tu cabeza.

Pero ¿Los hombres sensibles no son homosexuales? Ese es uno de los falsos mitos sobre el hombre y la sensibilidad, no tiene que ver con la sexualidad o género de la persona.

La sensibilidad no es algo exclusivo del género femenino, hay mujeres que son nulas sensiblemente.

Ser alguien sensible es tener la capacidad de empatía, de ser capaz de comunicar tus sentimientos y de ser consciente de lo que te rodea.

Como hombre altamente sensible, nunca he dejado de ser hombre ni nunca me he sentido menos hombre.

Cuando era pequeño curiosamente me decían que no podía ser hombre al llorar y ser sensible, no lo entendían.

Una persona sensible, es una persona fuerte porque para abrirse de corazón, hoy en día, es un auténtico acto de valentía y fuerza.

Agresividad y violadores.

La agresividad tiene mucho que ver con la ira, al igual que cualquier otro sentimiento, puede sacar lo peor de las personas.

Y no, no tiene ningún género de fábrica, cualquier persona se puede convertir en alguien agresivo.

Cuando llevas tanto tiempo en una mala situación o cuando la situación te supera, a veces, te puedes sorprender.

Incluso, la agresividad es una forma que te dice tu cuerpo de que necesitas soltar.

Las personas no son agresivas al nacer, eso se va forjando cuando eres incapaz de abrirte, cuando no eres capaz de desahogarte de forma natural y correcta con lo que te rodea.

En el caso de los hombres, expresar sus sentimientos les da vergüenza, miedo a la burla y al final terminan callando hasta que explotan.

Por eso, si eres hombre exprésate, hay muchas formas para ello.

Lo único que tienen en común, la agresividad y los violadores es que se fraguan con los años, en un violador se convierte desde muy pequeño.

Las personas no nacen asesinas, violadores o maltratadores, eso es algo que se vive desde pequeño y se vive en la propia piel.

No significa que todos terminen iguales, lo que no todos tienen la fuerza de superación para superarlo.

Hay que decir que la sociedad, a veces, puede ser muy puta y más cuando son los pequeños, se convierten en el reflejo de la sociedad.

Por eso es importante, dejarnos de mitos como estos que hacen más daño que bien a personas inocentes.

Ser hombre no significa que seas un violador o un maltratador, lo que seas o quieras ser, depende exclusivamente de ti seas hombre o no.

Falsos mitos sobre el hombre

Prostitución y violaciones.

El tema tabú de la sociedad, y en el que solo se habla de las mujeres.

Pero no, los hombres también se prostituyen, en Hamburgo hay muchos hombres españoles que fueron a buscar trabajo y se vieron por necesidad a ello.

También son obligados por mafia, y también mujeres adineradas van a países de África a buscar hombres por dinero.

Aunque es obvio, que es más fácil hablar del lado de la mujer hoy en día, y silenciar lo que sucede al hombre.

Siempre he considerado que, en pleno siglo 21, hoy en día cualquier persona debería poder de hacer con su cuerpo lo que quiera.

Debería ser una opción, y no como en muchos casos, una necesidad o una obligación.

Parece ser que, si una mujer es violada por un hombre está mal, pero si una mujer viola a un hombre, lo tiene que disfrutar.

No hay nada peor que ese pensamiento.

Un NO es un NO, una violación es cuando alguien te obliga a tener sexo con esa persona u otra, y da igual el género que se tenga.

Como individuos, esta en nuestro derecho fundamental el poder elegir, y cuando alguien nos obliga, se viola nuestro derecho a elegir y en este caso nuestro cuerpo.

Siempre he pensado que una persona que le parezca bien cualquier violación, es una persona sin empatía, una persona inhumana.

Con esto quiero decir, que, aunque sea un tema silenciado, los hombres se prostituyen y son obligados a ellos también.

También son personas que sufren en silencio las violaciones por temor a la burla, y solo por ser hombre.

Una sociedad que ría de este tipo de cosas, solo por su género, tengo que decir, que es una sociedad que no ha avanzado una mierda.

Al menos, en series como Por 13 Razones, se han atrevido a sacar temas como las violaciones de hombres.

Los hombres no pueden ser maltratados.

La gente se piensa que una mujer solo puede ser maltratada, pero están muy equivocados, es de los falsos mitos sobre el hombre peores que existen.

Una persona maltratada, sea hombre o mujer, son, casi, del mismo tipo de persona.

Personas dependientes de sus parejas, sin autoestima alguna y que se culpan a ellos mismos, incluso, cuando son maltratados.

Se alejan de los seres queridos, llegando a un punto, en el que su mundo es su pareja.

Un hombre que sufre maltrato por parte de una mujer, no debe ser un tema para reírse.

Esa persona no debe sentir vergüenza ni la sociedad debería señalarle con el dedo.

Cualquier persona puede sufrir maltrato, y eso es algo que sucede cada segundo.

¿Sabes cuál es la diferencia del hombre y la mujer? En este tema, es tan simple, que se ha enseñado al hombre de tal manera, que, por vergüenza a las burlas, se suicidan.

Siento verdadera pena, vivir en una sociedad así.

El que es bueno, tiene que ser humillado de tal manera y solo por su género, lo peor, es que tiene ser él, el que tenga que ir al psicólogo.

0 comentario
0

También te puede interesar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.